Seis tradiciones Navideñas que no conocías:

Seis tradiciones Navideñas que no conocías:

 

Es una de nuestras tradiciones navideñas en el equipo de LAE que el comunicador más joven escriba el último blog del año. Y dispuestos a hablar de tradiciones, cerramos el año hablando de aquellas maneras de celebrar las fiestas decembrinas en otros países, haciendo especial hincapié en algunas que llamaron nuestra atención por su excentricidad y curiosidad.

 

Canadá

 

En principio, las fiestas de diciembre se viven de forma muy similar a las costumbres americanas por lo que tanto el pavo como los pinos están a la orden del día. Sumado a esto, la figura de Santa Claus cobra especial valor al declararse como la tierra natal del icónico personaje, basándose en su cercanía al polo donde Santa tiene su taller y sus duendecillos. En los pueblos más chicos y tradicionales de Canadá se practica el “Mummering”, donde las personas se disfrazan y tocan en casa de sus vecinos preguntando “Any mummers 'loud in?” (son los mummers bienvenidos aquí). Es costumbre compartir bebidas calientes y dulces a quienes tocan, pero si el vecino no logra adivinar quiénes son, debe acompañar a los “mummers” de casa en casa, cantando villancicos y bailando.

Australia

 

La imagen de Santa Claus nos es familiar a todos. Sus bermudas y chanclas rojas acompañan esa característica risa mientras su carruaje es arrastrado por canguros que lo llevan por las playas australianas, entregando regalos a los niños buenos. Sí, al recibir la navidad en verano, esta es la figura que los australianos tienen de San Nicolás. Además, es común disfrutar el día con un picnic navideño o un día en la playa.

Los villancicos tampoco se hacen esperar, En Melbourne es costumbre recibir la víspera de navidad cantando a la luz de una vela, costumbre que acoge a cientos de miles que mantienen vivo el espíritu navideño en plazas públicas donde reciben la navidad por todo lo alto.

Austria:

Bien sabemos qué dicta la tradición navideña sobre los niños que forman parte de la lista de chicos buenos: reciben dulces, regalos y celebran fiestas. Pero en Austria, Santa tiene la costumbre de hacer una segunda lista, la de los niños malos. Esta lista se la entrega a un ayudante poco nombrado en la cultura popular a quien se le conoce como Krampus o Diablo de Navidad. Él tiene la misión de capturar en su saco a todos los niños que figuren en la lista de los malos. Por eso, el 5 de diciembre las personas se disfrazan del Krampus y pasean por las calles recordando a los niños malos el destino que les espera.


Italia:

Es difícil imaginar a alguien diferente a Santa Claus entregando los regalos de navidad, sin embargo, un barrigón volando en trineo es impensable para los niños italianos. Para ellos, la tradición es que una bruja que vuela en escoba llegue el 6 de enero con los regalos de la navidad. Se le conoce como “Befana, la bruja buena” y como parte de la costumbre, los niños dejan en sus ventanas medias para que ella las llene de dulces mientras duermen.

España:

 

Las fiestas llegan a España con pesebres que representan el nacimiento del niño Jesús. Sin embargo, el país ibérico también hace gala de costumbres variopintas y curiosas.
En Cataluña y Valencia, es costumbre navideña llevar a casa un tronco para vestirlo con una manta, un gorro típico catalán y pintarle un rostro feliz. Se le conoce como Tió de Nadal (Tío de Navidad) y, durante la época, se le ofrecen dulces, comida y frutas. Llegado el día de navidad los niños se colocan a su alrededor a cantarle una cancioncilla y a darle golpes con un palo, para que él les “deje” regalos:

 

«Caga, Tió (caga, Tió)

Tió de Nadal (Tió de Navidad)

No caguis arengades (No cagues arenques)

Que són salades (Que están salados)

Caga torrons (Caga turrones)

Que són més bons (que están más buenos)»

 

Las tradiciones navideñas catalanas también acogen a los padres, quienes se suman al festejo comprando un “Caganer”. Es un hombrecillo que se coloca en el pesebre y tiene la forma de un pastor catalán, quien lleva los pantalones abajo y defeca. Esta curiosa figura suele ser vendida con imágenes de diferentes personajes de la vida pública, como presidentes, artistas y deportistas.

 

Japón

Sabemos que la mención del país nipón es una seña de excentricidad y curiosidad. Sin embargo, distan mucho de los ejemplos anteriores donde monstruos y brujas celebran la navidad.

 

Las fiestas de diciembre son una costumbre occidental, por lo tanto, lo usual es que el 25 de diciembre sea un día de trabajo, no existen festivos que conmemoran el nacimiento de Cristo y es normal pues los japoneses en su mayoría no son católicos. Sin embargo, han adaptado la fiesta, se establecieron ciertas tradiciones navideñas que popularizaron el festejo, entre ellas, la cena de navidad. Con un curioso giro al tradicional pavo relleno, en Japón la costumbre es comer pollo frito, del KFC principalmente, puesto que fueron ellos quienes vendieron al público esa idea. ¡Con una fuerte estrategia publicitaria y el Coronel Sanders disfrazado de Santa Claus, convencieron al público de que lo tradicional en Estados Unidos era comer pollo frito en navidad!

 

Comparte