¡Estudiar inglés y trabajar en Australia!

¡Estudiar inglés y trabajar en Australia!

Mi experiencia en Australia, y algunos consejos…

No sé por qué nunca pensé en Australia como destino para estudiar inglés y mucho menos para trabajar. Siempre había pensado en ir a Estados Unidos, o Reino Unido pero ¿Australia? ¿eso no está muy lejos?, seguro que es carísimo estudiar allá… La verdad, ni se me pasó por la mente viajar hasta la isla más grande del mundo.

 

 

Por cosas de la vida emprendí mis planes para ir a estudiar inglés en Australia. Contacté con una agencia que vi por televisión y al contrario de lo que había pensado todo el proceso fue muy sencillo. Los trámites fueron un éxito, me dieron facilidades de pago y en dos meses ya estaba volando a Australia con planes de estudiar inglés y trabajar por 9 meses.

 

Si lo que deseas es estudiar inglés y trabajar en Australia, sigue leyendo, mi experiencia puede ayudarte:

 

Australia

 

 

Puedes encontrar mucha información acerca de Australia como que es uno de los países con mejor calidad de vida del mundo, encontrarás paisajes increíbles, y deportes que nunca habías visto antes; poseen una diversidad cultural y gastronómica únicos, etc. Pero, ¿qué te interesa saber si lo que deseas es estudiar?

 

Datos de interés para estudiar en Australia:

 

1. Australia tiene un sistema educativo excelente, a través del Australian Qualifications Framework se garantiza que todos los cursos impartidos en el país tengan una calidad muy elevada.

 

"A los colombianos les gusta estudiar en Australia por la calidad de los programas educativos que tienen las universidades y por la calidad de vida que ofrece nuestro país. Australia es el cuarto país con más universidades en el ‘top 100’ del mundo y ha liderado importantes avances científicos y tecnológicos”, expresó Sophie Davies, embajadora de Australia en Colombia.

 

2. Las instituciones autorizadas para admitir estudiantes internacionales aparecen registradas en el Commonwealth Register of Institutions and Courses for Overseas Students (CRICOS) y la National Office of Overseas Skills Recognition (AEINOOSR) que se encarga de homologaciones.

 

3. Como estudiante internacional puedes acceder a cualquier nivel educativo, siempre que cumplas con los requisitos y el centro educativo permita la inscripción de estudiantes extranjeros.

 

4. Una visa de estudiante muy versátil. Obtendrás una Student Visa si tu curso tiene una duración mayor a tres meses y cumples con los requisitos, con ella podrás trabajar medio tiempo durante tus estudios y tiempo completo en épocas de vacaciones (incluso si sólo estudias inglés). Es una gran ventaja, te ayudará muchísimo, con ese tiempo de trabajo así sea “restringido”, podrás cubrir todos tus gastos de manutención e incluso podrás ahorrar para viajar, ¡yo lo hice!

 

 

5. Mientras estés en Australia, tu nivel de inglés mejorará incluso sin darte cuenta. Si logras entender el acento de los aussies, podrás entender cualquier acento, te lo aseguro.

 

6. Podrás acceder fácilmente al mercado laboral, costará un poco más si tu nivel de inglés es bajo, pero incluso así puedes costear tu estadía en Australia.

 

Estudiar inglés en Australia

 

En mi caso, la experiencia de estudiar inglés en Australia la comencé en Sydney, ciudad que tiene una muy variada oferta de cursos de inglés para adultos.

 

 

Un 25% de su población es extranjera, por este motivo hay precios para todos los gustos desde 170 AUD la semana en colleges de menos calidad, hasta 400 AUD en universidades de gran prestigio. ¡Ojo!, todo tu esfuerzo será en vano si eliges la institución equivocada, asesórate bien y pregunta absolutamente todo. Existen cursos generales, intensivos, con fines académicos, preparación de exámenes oficiales etc. Así que, si de estudiar inglés se trata, Australia es una excelente opción.

 

Llegué a una excelente escuela donde empecé a estudiar inglés en un nivel Pre-Intermediate. Usualmente existen 5 niveles: Beginner, pre–Intermediate, intermediate, upper–Intermediate y Advanced.

 

Aprendí mucho en mis primeros tres meses estudiando inglés en Australia, llegando a un nivel Advanced. A la vez que estudiaba y practicaba inglés también estaba recibiendo información muy útil de alojamiento, lugares para conocer, cómo movilizarme, dónde buscar trabajo, qué hacer en la ciudad etc. Además, sin darme cuenta estaba conociendo muy de cerca culturas con las que nunca había tenido contacto, y eso es de las mejores experiencias que vivirás en Australia.

 

Los profesores en su mayoría eran australianos o ingleses y mis compañeros de todas partes: chinos, brasileros, italianos, tailandeses, japoneses etc. En la escuela había latinos, pero en mi clase solo uno, eso es una gran ventaja, mi tiempo en la escuela lo aproveché al máximo.

 

 

Había un problema, desde el proceso de aplicación a la visa nunca se me informó y tampoco pregunté acerca de los horarios de clase. El horario de mi escuela en particular, no era estable durante todos los días de la semana, por lo que me imposibilitaba conseguir un trabajo fijo para cubrir mis gastos.

 

En medio de mi desesperación, decidí irme de mi escuela inicial y empecé a estudiar inglés en una escuela más barata, con horarios más flexibles (en realidad podía faltar si quería). Realicé un curso de preparación para IELTS, pero mi aprendizaje se estancó aquí. La nueva escuela tenía unas instalaciones mucho peores, los equipos y las clases tampoco se comparaba con la escuela anterior, los profesores trataban de mantener la atención, pero al haber tantos latinos en la clase (casi el 70% de la clase hablaba español) era casi imposible, por lo que mi motivación de estudiar inglés se fue acabando y empecé a priorizar mis esfuerzos en trabajar, ya que había decidido alargar mi visa.

 

En este punto debería aconsejarte algo, planea bien qué deseas conseguir en Australia, así evitarás renovaciones de visa innecesarias, a la larga esto sólo se traduce en mayores gastos y un estrés extra que podrías haber evitado desde el primer momento. Asesórate, pregunta… si no se interesan por tus metas de futuro, por tus proyectos y sólo te venden el paquete, ¡vete de ahí!

 

En conclusión, si tu objetivo principal es realmente estudiar inglés y aprenderlo, elige la institución por la calidad de su enseñanza y de sus docentes, busca referencias de otros estudiantes, indaga su web, sus redes sociales, pregunta las ventajas y desventajas a tu asesor.

 

Estudiar inglés y trabajar en Australia es posible, pero cuanto más rápido aprendas y mejores tu inglés, más fácil será todo este proceso.

 

Trabajar en Australia

 

Si lo que quieres es estudiar, pero a la vez necesitas trabajar, Australia es el destino ideal ya que su oferta laboral es muy amplia.

 

En concreto, Sydney acoge a dos tercios de la población activa de New South Wales, el estado con mayor número de trabajadores en Australia, por lo que su economía presenta un crecimiento constante y la tasa de desempleo es inferior a la media nacional que está en un 6%, casi nada.

 

 

En mi caso, llegué con cierto nivel de inglés, pero trabajar en Australia con un nivel de inglés bajo o nulo también es posible. Para ello deberás abrir tu mente y tus posibilidades, ya que trabajarás en actividades que nunca pensaste realizar.

 

Un bajo nivel de inglés hace que las posibilidades se vean reducidas a trabajos no calificados en los cuales no tengas la necesidad de comunicarte. Por lo tanto, son trabajos de limpieza, construcción, algunas posibilidades en hostelería (no de cara al público), mudanzas, au pair, etc. Recuerda que es temporal y todo forma parte de la aventura, ya que a medida que tu nivel de inglés va mejorando empiezas a abrir las posibilidades laborales.

 

Mi primer trabajo en Australia fue en una cafetería en el centro de Sydney “la city”. Lo conseguí una semana después de llegar a Australia, llevando personalmente un currículum al establecimiento. El primer día estuve en la caja realizando pedidos y fue un desastre, no entendí literalmente nada -y yo creía que tenía un nivel intermedio de inglés-, pero es que a los aussies ¡nadie les entiende! Realmente estuve muy poco en mi primer trabajo en Australia, además como comenté antes, la escuela no me permitía ser constante.

 

Mi segundo trabajo lo encontré porque muchos estudiantes nuevos iban allí a trabajar y algunos compañeros de mi homestay (casa que compartía con otros estudiantes extranjeros) habían trabajado allí. Era para atender mesas en un salón de eventos, no tenías que hablar, sólo llevar y traer platos, y preparar el evento del día siguiente. Era un trabajo muy duro y ganaba alrededor de 9 dólares la hora, un salario muy por debajo del salario mínimo actual que es $18.93 AUD (dólares australianos) por hora. Allí estuve poco tiempo también ya que, gracias a mi primera escuela que me facilitó los contactos, me comuniqué vía email con una serie de empresas de catering y empecé un trabajo que mantuve hasta el final de mi estancia en Australia.

 

Trabajar en una empresa de catering es una buena opción si lo que necesitas es una total flexibilidad de horarios, aquí trabajaba sólo cuando los turnos me convenían y me pagaban lo legal por hora. El inconveniente es que había temporadas de mucho trabajo y otras en las que no había turnos disponibles, por lo que debía encontrar algo más estable.

 

 

Mi nivel de inglés ya era más elevado, había acomodado un poco el oído al acento australiano y lo más importante, había conocido gente. Aunque no es lo ideal para aprender inglés, la comunidad latina puede ayudarte a despegar en el mundo laboral. Hay muchos latinos en Australia asentados hace décadas y se conocen entre sí, por lo que hay una red interesante donde quizá haya posibilidades de trabajo.

 

Por recomendación de un amigo, conseguí mi cuarto trabajo en un restaurante de comida mexicana. Existen varios restaurantes de este tipo en Australia donde casi siempre están contratando gente, y aunque se manejaba una carga de trabajo muy fuerte, el ambiente laboral era excelente y conocí a las personas que hicieron de mi aventura en Australia una experiencia maravillosa.

 

Al final todo el trabajo, los momentos de angustia y el miedo se olvida, sólo recuerdas lo bueno y es eso lo que te hace crecer tanto profesional como personalmente.

 

Consejos para estudiar inglés en Australia

 

1. Escoge una buena institución para estudiar inglés. Por un poco de dinero, no vale la pena sacrificar tu propio aprendizaje, esto marcará tu futuro en Australia y tu futuro profesional.

 

2. Asesórate bien y analiza todas las posibilidades según tus planes a futuro. No te limites a lo que conoces, hay muchas más opciones. Si las hubiera conocido antes seguramente mis planes hubieran sido otros.

 

3. Una vez en Australia rodéate de personas que no hablen español, aunque la tierra te llame, oblígate a hablar inglés, ¡deja la vergüenza! Hay muchos extranjeros en Sydney, están acostumbrados a que te equivoques J

 

4. Ve a clase y estudia en casa. Nunca dejes de lado tu aprendizaje por ningún motivo, al fin y al cabo, llegaste para estudiar inglés, aprovéchalo al máximo.

 

5. Si no tienes nada para leer, coge el periódico gratuito en el tren, lee todo lo que puedas.

 

6. Escuchar la radio o ver noticias es muy útil para lograr dominar el acento australiano, te lo recomiendo ;)

 

7. Ver series y películas en inglés. Si tu nivel de inglés es muy bajo coloca los subtítulos en español, pero ve avanzando… luego ponlos en inglés y luego elimínalos por completo.

 

8. Estudia antes de emprender el viaje, así recordarás cosas que quizá tengas oxidadas y podrás hacer tu examen de nivel con todos los conocimientos que ya poseías.

 

Consejos para trabajar en Sídney

 

1. La vergüenza es lo primero que debes abandonar, con ella no llegarás muy lejos.

 

2. Conoce gente, haz contactos, pregunta…

 

3. Adapta tu “resume” (curriculum) a los estándares australianos. Imprime una serie de ellos y repártelos por diferentes establecimientos. El sector servicios es el que más oferta de empleo tiene.

 

4. Puedes buscar trabajo en páginas como Gumtree (empleo no cualificado), Seek (Empleo cualificado y no), Adzuna (recopilatorio de empleo cualificado) o Indeed, entre otras.

 

5. Pide apoyo a tu escuela o a tu agencia de estudios. A veces ellos pueden facilitarte los contactos de las empresas en las que usualmente contratan estudiantes.

 

6. Trabaja sólo las horas que permite tu visa, el resto del tiempo dedícalo a estudiar, aprender y disfrutar de este maravilloso país.

 

 

Deberías dejar de pensarlo, ¡elimina esa barrera mental! y vive la mejor y más productiva experiencia de tu vida. J

 

 

Comparte